Direktlink:
Inhalt; Accesskey (es): 2 Hauptnavigation; Accesskey (es): 3 Servicenavigation; Accesskey (es): 4
Ciudades y estadios

Estadio Olyímpico BerlínFuente: laif

Berlín


Diecisiete años después de la caída del Muro, Berlín da la bienvenida al mundo en el Mundial de fútbol 2006. El día 8 de junio de 2006, un día antes de la inauguración oficial, tendrá lugar en la capital alemana la ceremonia de inauguración del mundial de fútbol. El gobierno de la nación y el artista André Heller son los responsables de los festejos que tendrán lugar en la ciudad reunificada y cuyo tema es la hospitalidad.

De la Atenas del río Spree al símbolo de la Guerra Fría
 
Aficionados al fútbol de todo el mundo se reunirán en Berlín, la ciudad que mejor representa la unidad pacífica y la libertad. No obstante, parece que el destino de esta localidad ha sido siempre dividirse y volver a unirse. Ya en sus orígenes, en el valle del río Spree, entre los pueblos de Köpenick y Spandau, se fundaron Cölln en la isla Spree y Berlín en la orilla del norte. Posteriormente, en 1432, se unieron por primera vez oficialmente para poder formar un sólo distrito administrativo. Sin embargo, diez años más tarde volverían a dividirse y permanecerían así hasta el año 1709.
 
Más adelante la ciudad fue el centro político de Brandenburgo, Prusia y del conocido Reich alemán. Tras su fundación en 1871, Berlín se convirtió en el mayor centro industrial y cultural de Alemania. La segunda guerra mundial, iniciada por los nacionalsocialistas, destruyó varias zonas de la ciudad. Hasta 1945 el nombre de Berlín recordaba la política agresiva de la Alemania nazi y sus consecuencias. La guerra dio lugar a que Alemania y su capital se separaran. La construcción del Muro en 1961 fue el símbolo visible de dicha separación.
 
Unidad en la paz y en la libertad
 
Tras las pacíficas manifestaciones de la población de la DDR, el Muro fue destruido en el otoño de 1989. Un año después, Alemania celebró en Berlín la reunificación de las dos Alemanias. Una resolución del Bundestag de 1991 declaró a Berlín Capital Federal y en consecuencia aquí se encuentran la sede del Parlamento alemán y del Gobierno Federal. En la actualidad, y gracias a su disposición en política exterior a aceptar su responsabilidad en el panorama internacional, la República alemana es un interlocutor respetado en asuntos como la política global de seguridad, de paz, de gestión de la guerra y de prevención de conflictos.
 
Surge una metrópolis europea
 
Numerosos monumentos como la Puerta de Brandemburgo, el Reichstag o el anterior punto de control de la frontera, conocido como Checkpoint Charlie, son una muestra de la historia tan variable de Alemania. No obstante, Berlín no sólo es una referencia de su propio pasado, sino también del arte, de la cultura y de la ciencia del mundo entero. Es una ciudad cosmopolita en cuya arquitectura han dejado huella arquitectos de categoría de todas las nacionalidades, como por ejemplo Rezzo Piano en la Potsdamer Platz o Daniel Libeskind en el Museo judío.
 
Parlamento federal BerlinFuente: REGIERUNGonline / Kühler
Por otro lado, en los 170 museos de la ciudad de Berlín pueden admirarse tesoros de la cultura universal. Entre Spree y Kupfergraben se encuentra el famoso Museumsinsel, patrimonio cultural del mundo, en cuyos edificios se exhiben las colecciones arqueológicas y el arte del siglo XIX. El Altar de Pérgamo o Nofretete, la bella berlinesa, se encuentran en el museo berlinés, al igual que los grandes maestros de todos los tiempos, desde Giotto a Picasso, desde Joseph Beuys hasta Georg Baselitz o Keith Haring. Las famosas colecciones de arte de Heinz Berggruen, Erich Marx y Friedrich Christian Flick completan el contenido del museo y aportan a Berlín tanto los modernos clásicos como el arte contemporáneo.
 
Al mismo tiempo, en Berlín se ha instaurado un arte joven. Artistas internacionales se sienten atraídos por las tendencias de la ciudad y se reúnen con galeristas jóvenes que han crecido en los barrios berlineses de Mitte, Prenzlauer Berg y Friedrichshain. Arte, cultura, estilo de vida y encuentros artísticos convierten Berlín en una ciudad en movimiento y no sólo durante la celebración de la gran cabalgata de la Love Parade, del Día de Christopher Street o del Carnaval de las culturas.
 
 
El deporte en la ciudad: 160 veces en la cima
 
Berlín no es sólo la metrópolis de la cultura, sino también la ciudad del deporte. Más de 525.000 deportistas forman parte de más de 1.900 clubes y más de 1.500 centros deportivos se extienden por toda la ciudad. En total, 160 equipos berlineses, entre otros, el equipo de baloncesto Alba Berlín, o el de voleibol, el SC Charlottenburg, juegan en las más altas categorías del deporte alemán. Otro ejemplo es el equipo de fútbol, el Hertha BSC.
 
En la capital alemana se celebran numerosos acontecimientos deportivos de renombre. Por ejemplo, la Maratón de Berlín, la competición de atletismo Istaf, la carrera de seis días que tiene lugar en el nuevo velódromo o el Máster internacional de tenis femenino que se celebra en el estadio Steffi Graf.
 
Además de arte, cultura y deporte, los visitantes de la capital alemana pueden acercarse a los más de 7.000 restaurantes, bistros, bares y cafés en los que se sirven las especialidades de la cocina alemana o internacional. La selección es muy amplia, desde la tradicional salchicha con curry de Berlín hasta los platos más sofisticados de los nuevos restaurantes a los que se les ha concedido la codiciada estrella de la cocina. Durante el mundial de fútbol, no deje de visitar en los días soleados los numerosos jardines de la cerveza que se esparcen por la ciudad, donde podrá tomar la famosa cerveza Berliner Weiße.

Más informaciones


Página web de la ciudad de Berlín
Berlín como destino turístico
Oficina de turismo de Berlín
Museos de la región de Berlín
Ciudad Mágica de Berlín
Destino Alemania: Berlín

Deutsche Fußball-Fans mit Deutschland-Fahnen