Direktlink:
Inhalt; Accesskey (es): 2 Hauptnavigation; Accesskey (es): 3 Servicenavigation; Accesskey (es): 4
Discursos

Discurso de Otto Schily Ministro del Interior del gobierno federal "Alemania y el Campeonato Mundial de Fútbol" con motivo de la inauguración de SportAccord 2005 el 18 de abril de 2005

martes 19 de abril de 2005

Es un gran éxito haber conseguido, junto con el Senado de Berlín, que SportAccord 2005, la mayor conferencia mundial de las federaciones deportivas internacionales, se celebre en Alemania. Les doy mi más cordial bienvenida a Berlín y Alemania, un país que ama el deporte.

Para cientos de millones de personas en todo el mundo, el deporte constituye una actividad de ocio importante, saludable y útil. El deporte tiene también múltiples funciones sociales. Especialmente, fomenta el encuentro entre personas más allá de todas las fronteras. El deporte es internacional.

Facilitar el acceso de niños, jóvenes y adultos al deporte es una tarea muy importante a la que se dedican con gran esfuerzo las federaciones. Aquí en Alemania, más de 29 millones de personas pertenecen a una asociación deportiva, lo que representa más de un tercio de la población total. Somos un país entusiasta del deporte y, por eso, una sede excelente para los campeonatos internacionales.

Eso lo demuestran los numerosos acontecimientos deportivos de gran relevancia que vamos a organizar en los próximos años. Este año, nos complace celebrar la Copa Confederaciones 2005, los Juegos Mundiales y el Campeonato Mundial de Voley Playa aquí en Berlín. El año que viene está plagado de momentos destacados en el ámbito deportivo: el Campeonato Mundial de Tenis de Mesa en Bremen, los Juegos Ecuestres Mundiales en Aquisgrán, el Campeonato Mundial de Hockey en Mönchengladbach y... ¡el Campeonato Mundial de Fútbol 2006! La serie continúa con el Campeonato Mundial de Fútbol para personas con discapacidades psíquicas justo después del mundial, el Campeonato Mundial de Balonmano y el de Triatlón del 2007, el Campeonato Mundial de Ciclismo en Ruta, el Campeonato Europeo de Baloncesto en silla de ruedas, hasta llegar al Campeonato Mundial de Atletismo del 2009, que se celebrará también aquí en Berlín. Y esos no son todos los acontecimientos que hay en nuestra agenda...

Quiero dar las gracias a todos los que han contribuido a que estos actos se celebren en Alemania y también quiero agradecer, por adelantado, el esfuerzo de todos los que ahora están implicados en la preparación de estos grandes acontecimientos.
 
[Concepto de país anfitrión]

Con gran emoción contamos los 416 días que faltan para que Alemania sea por segunda vez la anfitriona del campeonato mundial de fútbol. Aparte de los Juegos Olímpicos, no hay ningún otro acontecimiento (excluyendo también la elección de un nuevo Papa) que atraiga la atención de tantas personas a escala mundial. Todo el mundo mirará hacia Alemania en el 2006. Nos alegra poder celebrar esta fiesta del fútbol, que ofrece a nuestro país oportunidades únicas. Los numerosos visitantes que esperamos de todo el mundo se sentirán "entre amigos" en Alemania.

El torneo nos brinda la oportunidad de presentar a Alemania como un país moderno e innovador en los ámbitos de la economía, la ciencia, la cultura y el deporte. Con este objetivo, el gobierno federal ha desarrollado un concepto de país anfitrión amplio y creativo, cuya implantación ya está a pleno ritmo.

Tenemos un programa de arte y cultura, basado en una iniciativa del canciller federal Gerhard Schröder. La pieza central, y ahora ya seña de identidad inconfundible del programa, es el GLOBO DEL FÚTBOL concebido por André Heller. Este acogedor globo, que combina la imagen de la bola del mundo con la forma de un balón de fútbol, realiza una gira desde el otoño de 2003 por las ciudades alemanas donde se celebrarán los partidos del mundial. Casi medio millón de visitantes han visto ya este globo por dentro. Esa cifra constituye un gigantesco éxito.

Los más de 30 proyectos del programa de arte y cultura pretenden mostrar, nacional e internacionalmente, la diversidad y el carácter abierto al mundo de Alemania. Además, la República Federal se presentará con una fiesta del fútbol en la ceremonia inaugural del mundial, el 8 de junio de 2006 en Berlín. La dirección artística de la misma correrá a cargo de André Heller y la organización corresponderá a la FIFA. La fiesta del fútbol será, en cierto modo, el acorde final de nuestro programa de arte y cultura. Hasta la fecha, en ningún mundial de fútbol se ha celebrado una ceremonia inaugural de este tipo. Ha merecido la pena el esfuerzo realizado por el gobierno federal para mantener y llevar a cabo esta idea. El concepto ha convencido a la FIFA de tal modo que se encargará de su dirección organizativa. Como verán, la cooperación constructiva entre los responsables del fútbol y el país anfitrión no se limita sólo a la organización impecable de un torneo de fútbol, sino que va más allá. Esta fiesta será con toda seguridad un acto espectacular, que será recordado durante mucho tiempo.

El concepto de país anfitrión incluye también un campaña conjunta para mejorar el servicio y la amabilidad. El Comité Organizador, los aeropuertos civiles, el Club del Automóvil ADAC y todas las asociaciones importantes del sector turístico participan en su organización. Alemania tiene fama de ser un buen organizador. Queremos demostrar que también podemos prestar servicios de forma excelente.

Una sonrisa en la cara, también los alemanes podemos ser alegres, aunque en el extranjero no tengamos esa fama. El grupo objetivo de esta campaña son todos aquellos que tengan relación con los visitantes del Mundial 2006: desde taxistas, pasando por vendedores de comida rápida, hasta los hoteleros.

Alemania debe convencer: las personas por su altruismo y amabilidad, el emplazamiento económico por sus virtudes. Por eso hemos planificado un programa de promoción como emplazamiento. El Mundial 2006 aportará un gran dinamismo económico a Alemania y queremos aprovechar al máximo este hecho.

Sólo el mundial supondrá un aumento de casi 8.000 millones de euros en nuestro producto interior bruto desde el 2003 al 2010. El sector turístico cuenta con unos cinco millones de pernoctaciones adicionales y un aumento del volumen de negocio en torno a los 3.000 millones de euros. En total, según un estudio de la entidad Postbank, el campeonato mundial podría suponer un impulso adicional para la economía alemana de medio punto porcentual del producto interior bruto.

Alemania se presentará en el 2006 como un centro económico fuerte, moderno e innovador bajo el lema "Alemania: un país con ideas". Además, la sociedad federal Invest in Germany realiza publicidad dirigida a inversores para promocionar Alemania en acontecimientos deportivos a escala mundial. Por ejemplo, se ha aprovechado el partido de fútbol internacional Alemania-Brasil del 8 de septiembre de 2004 en Berlín y la gira asiática de la selección nacional alemana del año pasado para convencer a potenciales inversores de las capacidades y ventajas de Alemania como lugar de inversión.

Además, los diferentes recursos del gobierno federal contribuyen, en el ámbito de sus competencias, al éxito del campeonato mundial. Entre otros, la sanidad, el protocolo, así como acciones especiales (por ejemplo, monedas y sellos conmemorativos), turismo, protección de los consumidores, apoyo logístico y, especialmente, la protección del medio ambiente. Es un signo característico de Alemania y, por ello, desempeña un gran papel en los planes del campeonato mundial.

Así, por ejemplo, el gobierno federal apoya al Comité Organizador en la implantación del plan "Green Goal". Tenemos un objetivo ambicioso. El Campeonato Mundial de Fútbol 2006 en Alemania será el primer mundial respetuoso con el clima.

El concepto prevé reducir en un 20% el consumo de agua y energía mediante medidas concretas en los estadios, como el uso del agua de lluvia y de superficie, la implementación de tecnologías que ahorren agua e instalaciones solares y fotovoltaicas.

Para que este gran acontecimiento deportivo no ocasione daños permanentes en la atmósfera, se van a reducir unas 100.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono mediante proyectos ambientales en Sudáfrica y en el sudeste asiático.
 
[Garantías del gobierno]

Nuestro concepto de país anfitrión es el programa libre dentro de los preparativos del Campeonato Mundial de Fútbol 2006. Nuestro programa obligatorio es el cumplimiento de las garantías prometidas a la FIFA por el gobierno al presentar la candidatura para el mundial. En ningún país sería posible actualmente la realización de un gran acontecimiento como el campeonato mundial sin el apoyo del estado.

En Alemania vamos a vivir un mundial alegre pero, sobre todo, también un mundial pacífico. ¡No habrá sitio para los violentos en los estadios y las ciudades de Alemania! Contando con una estrecha cooperación internacional, procederemos con mano dura contra los violentos y perturbadores. Debemos evitar disturbios como los vividos lamentablemente en las últimas semanas, a escala nacional e internacional, y vamos a hacerlo.

Entre las garantías gubernamentales que hemos ofrecido, destaca también el tema de la infraestructura de transportes y la coordinación del tráfico. Las infraestructuras de transportes existentes, es decir, carreteras, vías de ferrocarril, aeropuertos e instalaciones del transporte público de viajeros, están preparadas para un gran acontecimiento como el Mundial 2006. Alemania es famosa por sus excelentes infraestructuras.

Para que siga siendo así, desde que fuimos elegidos anfitriones del campeonato mundial de fútbol, las distintas administraciones públicas han realizado grandes inversiones para mejorar aún más la infraestructura de transportes para dicho acontecimiento. El gobierno federal ha invertido unos 3.700 millones de euros sólo en medidas de ampliación y mejora de la red federal de autopistas. Contamos con un desarrollo impecable de las operaciones de transporte durante el Mundial 2006. Además, para el 2006 habrán concluido otras medidas de ampliación y mejora destinadas a facilitar los accesos a las ciudades y los estadios mundialistas.

El principio básico en todos los proyectos de transportes e infraestructuras es la sostenibilidad, que también es aplicable a otras inversiones. El gobierno federal ha apoyado las reformas de los estadios en Leipzig y Berlín con más de 246 millones de euros. El moderno estadio olímpico de Berlín no sólo acogerá la final del Mundial 2006, sino que en el 2009 se celebrará allí el Campeonato Mundial de Atletismo, la próxima gran cita deportiva.

El gobierno federal desarrolla todos los trabajos conforme al plan previsto. Muchas de las garantías prometidas se habrán cumplido ya con motivo de la Copa Confederaciones en junio de este año. Aspiramos, tanto en el programa obligatorio como en los ejercicios libres, a la máxima puntuación y queremos poner a prueba una vez más la ambición y la importancia de Alemania como sede de grandes acontecimiento deportivos, también en el futuro próximo.

Espero poder saludar de nuevo a muchos de los presentes el año que viene en Alemania y les deseo una feliz y fructífera estancia con motivo de la conferencia anual.

Imagen de una hincha camerunés